9 sept. 2011

Re-Retorciendo palabras


Ya sean tardes de invierno, de otoño o primavera... Olvidando el verano y todas las cosas que se dijeron, que no es lo mismo decir un adiós que unhasta luego, que nadie te pidió el turno de palabra y asúmelo, admítelo, aunque te interrumpan y sigas sin tener la razón, esa palabra sigue siendo tan tuya como abrir los ojos en medio de la tarde tras esa siesta de 3 horas.

Un te quiero no lo es todo, no, nunca lo es, sea en francés je t'aime o en italianoti amo... un te quiero no lo es todo... Y en el fondo, lo sabemos ¿Cuántas veces lo has dicho a quien se lo buscó? Responde.. ¿Cuántas a quién nunca lo mereció?... Ni el te quiero sigue las reglas, ni las letras siguen un perfecto orden:

te quiero = te odio
te odio = te quiero
idiota, imbécil... = te quiero

Porque no fue el mismo el que dijo Roma que el que dijo Amor, pero sí el que hizo el amor en Roma...

Porque todos sabemos mentir y como mejor mentimos es con las palabras.

Porque mentir es desordenar las letras de la verdad.

Porque a lo mejor en ingles i love you suena más real. (Y tal vez...Sigue igual)

Porque ya lo decía Alaska... las palabras intentan decir lo que yo no me atrevo...



Y porque esta entrada es demasiado corta para considerarse digna, cambia las letras... y a lo mejor encuentras lo que buscas.