10 sept. 2011

Cada persona que conoces es un personaje en la película de tu vida. Tienes que decidir quiénes son las estrellas y quiénes son los extras.

El día que me quieras, ojalá caiga en lunes.

Es difícil resistirse a la oportunidad de empezar de nuevo, de dejar tus antiguos problemas a un lado. Quien decide cuándo acaba lo viejo y empieza lo nuevo no es un día del calendario, ni un cumpleaños, ni un nuevo año. Es un acontecimiento grande o pequeño. Algo que nos cambia que nos da esperanzas. Una nueva forma de vivir y contemplar el mundo, para dejar marchar los viejos hábitos, los recuerdos. Lo importante es saber que siempre se puede volver a empezar, aunque también es importante recordar que entre todo lo malo siempre hay cosas a las que merece la pena aferrarse