6 sept. 2011

Hay tres cosas que nunca vuelven atrás: la palabra pronunciada, la flecha lanzada y la oportunidad perdida.





Hay veces que hacemos cosas que no deberíamos hacer, por miedo a quedarnos sin hacerlas y por el impulso, quizás de no haberlas pensado demasiado bien. Hay veces que simplemente hacemos las cosas para engañarnospara demostrarnos a nosotros mismos que hemos pasado página y que somos más fuertes que algunas situaciones.