24 sept. 2011

Dejarse llevar, suena demasiado bien.
Jugar al azar, nunca saber donde puedes terminar.